Cap Cana promueve el crecimiento del sector inmobiliario turístico en la República Dominicana

La ciudad de destino está interesada en diversificar las opciones disponibles tanto para extranjeros como para ciudadanos dominicanos que deseen realizar inversiones en propiedades inmobiliarias.

En un mundo lleno de oportunidades, ¿por qué limitarse a disfrutar de solo una semana en las hermosas playas de Cap Cana, República Dominicana, cuando se puede considerar la inversión en turismo inmobiliario? De hecho, esta última opción combina dos de los sectores que más inversión extranjera directa (IED) atraen, según los informes del Centro de Exportación e Inversión (ProDominicana).

De acuerdo con los datos proporcionados por esta entidad gubernamental, en 2022, la IED en el sector turístico alcanzó la cifra de US$1,011 millones, mientras que en el sector inmobiliario llegó a US$483 millones. Estos números posicionan al sector inmobiliario entre los tres principales generadores de divisas en el país durante ese año. Ejemplos de cómo esta oferta se está expandiendo tanto para los extranjeros como para los locales se pueden observar claramente en Cap Cana.

Según lo expresado por el presidente ejecutivo de este complejo turístico y de la Asociación Dominicana de Empresas Turísticas Inmobiliarias (Adeti), Jorge Subero Medina, la inversión en bienes raíces tiene como objetivo diversificar aún más el turismo en la República Dominicana.

“Tenemos que continuar creando y aportando nuevas habitaciones, porque los hoteles tienen un límite”, afirmó. En este contexto, el sector inmobiliario se presenta como un complemento importante para la oferta hotelera. “El gran desafío es lograr lo que hemos alcanzado: diversificación. Esto incluye parques temáticos, condominios, villas y campos de golf”, añadió.

Por otro lado, el vicepresidente de desarrollo y operaciones de Cap Cana, Héctor Baltazar, enfatizó que la “Ciudad Destino” es mucho más que un simple complejo turístico. “Hemos estado diseñando un espacio que ofrece prácticamente todas las comodidades que cualquier ciudadano desearía tener”, dijo. También destacó que cuentan con una combinación de hoteles, así como áreas inmobiliarias para condominios y residencias.

“A esto se suma una oferta complementaria que incluye parques ecológicos, el más grande de República Dominicana, el Scape Park, la Marina más grande del Caribe con unas 157 posiciones de amarre, el campo de golf Punta Espada, y las Residencias de Golf Las Iguanas, entre otras atracciones”, detalló.

Inversión en turismo inmobiliario

Según Subero, la inversión en propiedades en zonas turísticas debe considerarse como algo más que simplemente una residencia. “Desde una perspectiva financiera, cuando realizas una inversión en turismo inmobiliario, eso se convierte en un activo en tu balance financiero. En otras palabras, frente a un banco, ya cuentas con un bien raíz a tu nombre… si optas por el turismo hotelero, no es necesario que compres una propiedad para pasar una noche”, explicó.

Además, el ejecutivo argumenta que aquellos que adquieren una propiedad “facilitan que sus amigos y colegas visiten y disfruten constantemente del país”. Propuestas como la de Cap Cana ofrecen una alternativa novedosa dentro del concepto de todo incluido.

Subero explica que dentro del destino turístico, los inversionistas pueden encontrar supermercados, lugares de culto y una amplia variedad de opciones gastronómicas. “Esto implica que en nuestra ciudad de destino pueden atender simultáneamente a más de 5,000 comensales”, destacó. Como resultado, Subero describe que han creado y puesto en funcionamiento una ciudad que satisface las necesidades de turistas y dominicanos por igual, donde convergen el turismo inmobiliario, hotelero, gastronómico, cultural y deportivo. “Todo esto en un solo lugar”, agregó.

En este contexto, Subero considera que es importante agregar un mayor valor al sector turístico. “Debemos seguir fomentando un tipo diferente de turismo, donde las personas, tanto turistas como locales, vengan a vivir en la República Dominicana y compartan experiencias con los dominicanos, y ¿por qué no hacerlo en un lugar como nuestra ciudad de destino?”, comentó.

Sostenibilidad

De acuerdo con los líderes de Cap Cana, la totalidad de las aguas en este lugar se recoge y se reutiliza, lo que constituye una comunidad que promueve la sostenibilidad. Además, aproximadamente el 20% de la demanda energética se suple mediante paneles solares, y cuentan con una fundación dedicada a la preservación de los corales en la costa de la propiedad.

“Lo que tenemos aquí es más que un proyecto; es una ciudad en constante desarrollo y crecimiento”, destacan. Como resultado, las inversiones en Cap Cana superan los US$2,500 millones y han generado alrededor de 16,000 empleos de manera directa e indirecta.

También subrayan su compromiso de brindar apoyo a todos los colaboradores en todos los aspectos necesarios. Consideran que la sostenibilidad no se limita únicamente al aspecto medioambiental, sino que también abarca la responsabilidad social. Por su parte, Baltazar enfatiza una de las principales fortalezas de la ciudad destino Cap Cana, que celebró su 20 aniversario el año pasado.

“Desde su concepción, ha sido un espacio cuidadosamente planificado”, afirma. De hecho, señala que se trata del proyecto de urbanismo más grande en la República Dominicana, que comenzó con un plan maestro aprobado por el Estado dominicano y diversas instituciones.

“Esta planificación nos permite tener una visión macro, es decir, saber hacia dónde queremos llegar y haber distribuido y conceptualizado diferentes áreas para poder asignar zonas de mayor y menor densidad, además de definir un uso proyectado para los 10 km de costa que poseemos”, explicó. Finalmente, invitan al sector turístico a reinventarse y diversificarse.

Desarrollo general

En la ciudad, que cubre un área de 110 millones de metros cuadrados o 30,000 acres, se ha invertido una suma superior a los US$3,600 millones, de los cuales US$1,500 millones se han destinado a infraestructura. Esto se refleja en más de 100 kilómetros de carreteras pavimentadas, 150 kilómetros de fibra óptica enterrada para telecomunicaciones, una capacidad de generación de energía superior a los 29.1 megavatios y una extensión de más de 120 kilómetros de líneas de distribución eléctrica. Además, se han construido depósitos de agua potable capaces de suministrar 18,000 metros cúbicos de agua al día y sistemas de tratamiento de aguas residuales.

La ciudad cuenta con un acueducto que abarca 112 kilómetros (70 millas) de infraestructura para proporcionar servicios de agua potable, riego y manejo de aguas residuales. Actualmente, dispone de más de 7,000 habitaciones en funcionamiento, otras 1,300 en proceso de construcción y nueve hoteles de lujo, lo que representa un 5.3% de la oferta total de alojamiento en la provincia de La Altagracia.

En términos de inversión en capital, Cap Cana ha contribuido con más de US$2,812 millones y ha generado ingresos superiores a los US$1,225 millones por la operación y administración del complejo turístico y residencial. Además, en un período de 20 años, ha aportado aproximadamente US$9.7 millones a la Tesorería de la Seguridad Social y alrededor de US$15 millones en impuesto sobre la transferencia de bienes industriales y servicios (ITBIS) al erario público, a pesar de gozar de exenciones fiscales en algunos impuestos gracias al Consejo de Fomento Turístico (Confotur).

Índice de contenidos

Compartir artículo

Comparar listados

Comparar
error: El contenido está protegido !!